">
¿Tenés las riendas de tu vida en tus propias manos?

Todos nos enfrentamos a diversas dificultades a medida que avanzamos por la vida. A veces son sólo un pequeño bache en el camino, otras pueden ser un enorme abismo. Lo que hace la diferencia en cómo superamos éstas pruebas es nuestra actitud hacia ellas.

Vos…

¿Asumís la responsabilidad de tus circunstancias de vida?

¿Cambiás “lo que no te gusta” acerca de tu vida?

¿Vas por tus sueños?

¿Actuás con valentía?

¿Vivís tu vida de manera diferente, incluso si eso molesta a otros?

O, vos…

¿Esperás a que las cosas… sucedan?

¿Te sentís impotente y atascado?

¿Permitís que las opiniones de otros influencien tus decisiones?

¿Sentís miedo?

¿Buscás la aprobación de los demás?

Auto-Empoderamiento significa… ELEGIR tomar responsabilidad de tu vida para crear la vida que realmente deseás, sin pedir disculpas o buscar la aprobación de los demás.

Así es que… te pregunto, ¿Estás a cargo de tu vida? ¿Al 100%? ¿Estás seguro? O, ¿Estás entregando las riendas de tu vida a alguien más?

Permitíme explicarte algo muy importante, muchas personas confunden autoestima con auto-empoderamiento. La autoestima es la creencia verdadera de que podés hacer y ser cualquier cosa que te propongás. Auto-empoderamiento es la capacidad de tomar acción e ir por lo que querés, sin pedir permisos.

Podés tener un bote lleno de autoestima, creer en vos mismo, pero sin un fuerte sentido de auto-empoderamiento te encontrarás esperando que la vida te pase o buscando opiniones acerca de cómo deberías de vivir tu vida. Las personas empoderadas toman las riendas de sus vidas en sus propias manos, eligen reinar sobre ellas mismos… en lugar que alguien reine sobre ellas.

Las palabras “Rey o Reina” son palabras perfecta para expresar la energía y la esencia de una persona verdaderamente empoderada. Como una rey o una reina, esta persona  es soberana y preside “Su propio reino”, es decir, él o ella misma. La palabra soberano, aunque no se utiliza a menudo en nuestra sociedad, es una de las palabras más poderosas que una persona puede aplicarse a sí mismo. Un ser soberano es, por definición, una persona con rango supremo. Cuando nuestro auto-empoderamiento es fuerte, sabemos, sin duda, que este rango supremo es nuestro, no necesitamos el consentimiento o aprobación de alguna persona o institución para ejercerlo y nunca pensaríamos el entregar ese poder sobre nuestra vida a alguien más.

Una persona soberana tiene autoridad suprema sobre sus opciones en el presente y en el futuro. Ella elige cómo vivir su vida. No cede, en lo absoluto, el poder sobre su cuerpo, mente o espíritu.

La soberanía es similar a la independencia. Una persona soberana no “necesita” a otra persona para cuidar de sí misma. Ella sabe que si necesita algo logrará crear opciones y tomar oportunidades para proveer para ella misma. Ella no es co-dependiente, no necesita la validación de otros. Si necesita algo, lo consigue. Ella nunca elige ser víctima.

Imaginá por un momento tu vida si fueras La Reina o El Rey de tu propio dominio, la  persona soberana de sus decisiones y destino… la persona monarca de sus sueños. El Rey o La Reina que escucha el consejo de los demás, pero siempre toma las decisiones de acuerdo a su propio corazón. La persona auto-empoderada que no cede su poder a otro establecimiento o institución, sino que consulta, gesta y ejecuta desde adentro, desde ella misma. Imaginá si reinaras sobre tu vida con coraje y valentía para avanzar a través de miedos, auto-sabotajes y creencias limitantes y hacia la vida que realmente deseás para vos mismo.

¿Cómo sería tu vida de diferente? ¿Serías vos diferente?

La elección de ser dueño de tu poder y tomar las riendas de tu vida es una rama del amor propio y una decisión que debés afrontar y tomar… o nunca vivirás la vida que estás destinado a vivir. Y no me refiera a vivir de acuerdo a las ideas y esperanzas de tus padres, los ideales de tu pareja o los decretos de la sociedad. Para vivir la vida que estás destinado a vivir, la vida de felicidad y auto-realización, debés de estar dispuesto a enfrentar y soportar por tu cuenta, como rey o reina de tu vida de tu vida; soberano, independiente y autónomo, haciendo lo que según tu sabiduría interior es lo que se debe hacer, incluso cuando otros concuerdan con que “No es lo conveniente para vos” o “No es la visión que tenían sobre vos y para vos”.

Los verdaderos Reyes y Reinas…

Reinan desde su corazón.

Visualizan lo que quieren lograr.

Actúan con coraje y valentía.

Confían en su consciencia y sabiduría interior

…y actúan congruentemente.

Con amor y luz,

Mariela –Tu Coach de Amor Propio.

Dejar un comentario