La verdad: Siempre estás en el lugar indicado en el momento indicado. No existe otra  posible versión de vos que podría estar teniendo una experiencia perfecta –sólo estás vos, en este preciso momento teniendo esta experiencia. Así que, ¿Por qué querrías etiquetar tu experiencia de “incorrecta”?

Ahora, no me malinterpretés; todos tenemos momentos que se sienten muy mal y experiencias que nos tientan a nombrar el momento y el lugar como totalmente incorrectos. Aun así, cuando miramos hacia atrás… a esos momentos oscuros en perfecta retrospección, ¡parece que siempre podemos encontrar la razón que necesitábamos para experimentar lo que nos pasó, cuando nos pasó! Necesitábamos pasar por ahí para crecer y traer al mundo nuestros nuevos deseos y experiencias.

¡Tenés la libertad de darle sentido a tu vida! ¡Vos sos el creador de significados!

Sin tus experiencias oscuras, no apreciarías tanto los momentos felices. Los momentos oscuros de tu vida te permiten volverte más fuerte, te dan carácter y profundidad. Así que:

  • Tirá tus etiquetas que dicen “incorrecto” y comenzá a etiquetar tus experiencias como “correctas”.
  • ¿Por qué pasarías tiempo preocupándote por donde se supone que debés estar cuando podés estar apreciando el lugar o momento en que estás ahora?
  • Sé agradecido por las lecciones del pasado y mantené tu atención en el presente.

El otro día estaba en sesión con una chica que constantemente permitía que su Cruel Juez Interna la torturara con la idea de que… ¡Se suponía que debía estar más lejos! Diana se sentía como un fracaso, creyendo que debería tener una carrera mejor, hacer más dinero. Su Cruel Juez Interna estaba gritando, “Tenés casi 40 años; tu vida se supone que debe verse mucho mejor que esto”. (Y vaya… ¿no hemos todos escuchado esta voz dentro de nuestras cabezas? ¡Ese Cruel Juez Interno puede ser tan cruel!) Pero cuando Diana tomó una respiración profunda y buscó su Sabia Interna, fue capaz de reconocer qué en realidad estaba “muy lejos” en su vida.

• Fue capaz de ver su divorcio como un maestro que la hizo más fuerte y la ayudó a crear a la mujer hermosa y con espíritu indomable que es hoy.

• Fue capaz de reconocer que llevar su carrera a un ritmo más lento le ha permitido pasar más tiempo con sus hijos, que son la luz de su vida.

• Entendió que estaba justo donde se supone que debía estar y dijo que se sintió como si pudiera respirar de nuevo –que al dejar ir esa vieja creencia, de pronto se sintió liberada y energizada.

• Aceptó de verdad que se encontraba en el lugar indicado en el momento indicado. ¡Siempre lo ha estado y siempre lo estará! Diana miró el panorama de su vida y pudo expresar gratitud por todas sus experiencias.

Reto: ¡Tirá esos viejos metros y reglas! Aclará en dónde se supone que tenés que estar, respondiendo las preguntas a continuación:

• Imaginá tu vida como era diez años atrás… ¿Dónde creías que debías estar en ese momento?

•  ¿Qué tiene tu YO del presente que decir de tu YO del pasado?

• ¿Qué tanto deseás haber apreciado más donde estabas diez años atrás?

• Ahora imaginate diez años en el futuro viendo hacia tu Yo del presente. ¿Qué tiene tu YO del futuro para decirte? ¿Qué desea que apreciés más?

¡Y ahora… una afirmación para vos!

Afirmación: Siempre estoy en el lugar indicado en el momento indicado.

Con Amor y Luz,

Mariela –Tu Coach de Amor Propio

Dejar un comentario