">
¿Dejás que el mundo te vea?

¿Te expresás abiertamente en todas las partes de tu vida?

¿Te sentís visto “por quien realmente sos”?

¿Expresás tus pensamientos, sentimientos y talentos plena y libremente, incluso cuando te resulta “incómodo”?

¿Traés tu estilo único a todo lo que hacés?

¿Sentís como si estuvieras viviendo plenamente… a “full color” y en “alta definición”?

O,

¿Te encogés, contenés y suprimís tus pensamientos, sentimientos y talentos?

¿Sentís como si estuvieras viviendo “la vida de alguien más… o como si estuvieras viviendo tu vida “a medias”?

¿Admirás a la gente creativa, pero no te considerás creativo?

¿Escondés o cambiás partes de vos mismo para ajustarte a situaciones o relaciones?

¿Te mantenés “cubierto” o “protegido” o no dejás que otros vean tu verdadero YO?

Todos queremos ser vistos por como “realmente somos”. Todos deseamos, en el fondo, ser apreciados y admirados… pero la gran mayoría de nosotros hacemos exactamente lo contrario de lo que se requiere para ser “visto”.

En lugar de dar un paso hacia adelante, ¡Con valentía! Diciéndole al mundo… “Este soy yo, escucháme rugir, véme brillar, sentí mi pasión” Nos encogemos… Nos contenemos y nos escondemos detrás de máscaras.

¿Por qué? Porque se siente más seguro…

Mantenemos nuestra magnificencia y nuestra verdadera esencia oculta y aprisionada.

Permitíme comentarte lo siguiente… “seguridad” No cabe en esta situación.

Auto-Expresión no se trata de sentirnos cómodos con la forma en que otros nos ven… Se trata de nuestra voluntad de dar un paso hacia adelante y mostrarnos “desnudos emocionalmente” en el escenario de la vida. Se trata de dejar que otros vean nuestro corazón y alma, sin importar lo que perciban o interpreten.

Creo con todo mi ser que en la plena y verdadera expresión de nuestra esencia… ¡Estamos a salvo! Protegidos por la poderosa verdad que viene de la expresión de nuestra alma.

Considerá esto… Has sido invitado a hacer un show en el escenario más magnífico, donde hay cortinas rojas, pisos de madera reluciente y una gran audiencia…

Al salir al escenario y caminar hacia el centro la audiencia se silencia… Todos los ojos están sobre vos. Cada persona que ha asistido está ahí para verte expresándote tan real y libremente que ansían sentirse profundamente conmovidos y afectados por tu presencia. El público está completamente oscuro… La luz está sobre vos, sabés que es tu momento para dar un paso hacia adelante y brillar!

¿Que hacés? ¿Avanzás y das todo lo que tenés? ¿Dejás que se te salga el alma y brille tanto como sea posible? o ¿Te congelás y encogés en la oscuridad?

¿Traés una máscara de detrás del escenario… Das un buen espectáculo, pero no mostrás tu verdadero Yo?

Tu auto-expresión se nutre de tu capacidad de ser vulnerable (es decir, tu capacidad de ser “desnudo emocionalmente”, que otros vean la verdad de lo que sos) Y de tu voluntad de expresarte plenamente, libremente, sin importar si lo que vas a expresar se ajuste al programa o, de lo que los críticos podrían decir. El grado en el que podás ser vulnerable, expresarte libre y plenamente y ser tu “Yo” más real determina que tan lleno y libre te sintás “por adentro” y que tan vital y vibrante te mostrés “por afuera”.

Tenés una manera única de ser y expresarte. Tenés opiniones y creencias que deben ser transmitidas. Tu cuerpo “Se mueve” de una manera especial y debe de ser libre para “bailar tus propios patrones”. Tu espíritu, al expresarse plenamente puede hacer que la habitación cobre vida como ninguna otra cosa… debe tener la libertar de salir a la luz con autenticidad, en todos los ámbitos de tu vida.

Tu alma tienen talentos que harán de éste mundo un lugar mejor, dones que deben ser ofrecidos y recibidos. Tu esencia está aquí para expresar algo y a menos que te estés expresando libremente y desde “tu verdad”… no serás “visto” y no te sentirás “visto”. Y cuando no te sentís visto te sentís frustrado, enojado, deprimido… desesperado. Te sentís física y mentalmente enfermo.

La retención de tu verdad, de “lo que realmente sos”, es como secuestrar y mantener cautiva tu esencia.  Tu alma muere por salir.

Dejá tu alma libre… Expresá tu verdad y encarná tu esencia.

¿Estás dispuesta a que otros vean tu verdad?

Con amor y luz,

Mariela –Tu Coach de Amor Propio.

Dejar un comentario