">
¿Activamente apreciás quien sos?

¿Cómo sería hoy tu vida si tomaras la decisión de activamente apreciar quien sos?… De  que sin excepción, aceptaras todas las maneras en las que sos imperfecta pero perfectamente vos…

De hecho… como verdad absoluta, la auto-aceptación es el adorar quien sos y no cambiar “puestos” con nadie más en el mundo. Así que, permitíme preguntarte ¿Te gustás a vos mismo? Real y completamente: ¿Apreciás quien en realidad sos? ¿Lo que representás, proyectás… sonás y hasta sabés? (Relativo a tu “sabor” personal). ¿La manera en al que te movés por la vida como “modelo único” luego del cual se rompió el molde?

De hecho, si tuvieras que enviarle un correo electrónico al “creador, artista o maestro” que te diseñó; ¿Escribirías algo como lo siguiente?: “Mil gracias por hacerme como soy, no podría estar más feliz con los resultados. De hecho, no regatearé o negociaré por “un nuevo modelo” para mí durante esta vida. ¡Si¡ ¡Lo sé! mi modelo no es perfecto y al parecer tiene algunos defectos, pero adoro y agradezco esta versión. ¡Me encanta ser este modelo… imperfectamente perfecta yo!”

Bien… con respecto a las preguntas que te hice anteriormente, si alguna de tus respuestas NO FUE un resonante: “Sí, por supuesto que adoro y aprecio quien soy” Entonces ésta rama del amor propio llamada auto-aceptación necesita de urgente atención y ¡Sos la única persona que tiene el poder de brindar la profunda auto-aceptación que necesita!

AMOR se convierte en algo tremendamente poderoso –igual que vos mismo– cuando lo tratás como un verbo: como algo que vos hacés, en lugar de tratarlo como un sustantivo: como algo que se tiene o no se tiene. Cuando tratás tu amor propio como un verbo, ganás la capacidad de dirigir una de las energías más mágicas y sanadoras de este mundo donde más se necesita. ¿Qué creés que pasaría si dirigís esta poderosa energía de amor a todos los lugares y cualidades dentro de vos mismo que no te gustan, no has querido o inclusive has odiado? Esos lugares que “das por un hecho”, no valorás mucho o has olvidado. Esas partes de vos que han estado hambrientas de afecto. ¿Que pasaría con la auto-crítica, el auto-abandono y auto-rechazo que han infectado tu corazón y alma si crearas y dieras amor para el imperfectamente perfecto vos?

Te diré lo que sucedería, porque lo he visto suceder una y otra vez. Este amor incondicional auto-dirigido y auto-generado instantáneamente transformaría tu falta de amor propio, vibras negativas: como la vergüenza, odio, miedo e insatisfacción en un sentimiento de ser profundamente amado y aceptado.

Y ¿cómo ocurre esto? Al apartarte del espejo que has estado usando para juzgarte, compararte y abusarte a vos mismo en respuesta a “normas externas” –esas que continuamente te hacen sentir NO LO SUFICIENTEMENTE << ¿bueno? ¿inteligente? ¿atractivo? ¿capaz?>> y por ende… alineándote con tu verdad, con tu esencia, con la auto-aceptación incondicional.

Este pequeño pero transformativo cambio te hará ver que en tu interior reside un indiscutible “saber” el cual reconoce un molde único, irrepetible y por ende… especial ¡Una imperfectamente perfecta humana!

¿Que decís? Te atrevés a utilizar el espejo de tu sabiduría interior cargado de amor propio y aceptación incondicional en lugar del espejo de tu cruel juez interior?

Es tu decisión… y está a tu alcance, en tus propias manos.

Con amor y luz,

Mariela –Tu Coach de Amor Propio.

Dejar un comentario